Publicado el Deja un comentario

bolera salera

El salero y la gracia del futbolista bético no parecen tener fin como ya demostró la semana pasada con el vídeo que subio en pleno hall del Capitolio en el que alababa el arte del limpiador del suelo de mármol comparado con los cuadros y esculturas del edificio sede de la democracia de Estados Unidos. Se trata de un afloramiento salino, casi a cielo abierto, conocido por los pozanos como el salero. Una carrera de fondo para un chaval que, siendo hijo de quién es, ha caído de pie en este mundillo, como es lógico. Con lo cual, era sólo cuestión de tiempo que el hijo de Solberg se iniciara también en el oficio de pilotar.

blue, clouds, white, composition, space, unbelievable, summer, landscape, white clouds, sky Una estratagema similar a la que emprendió su hijo el pasado año, enviando un correo electrónico a la filial americana de Subaru para proponerles el programa oficial que acabó efectuando en Norteamérica. El padre de Kalle Rovanperä, Harri, ex piloto mundialista, al igual que Petter, abogó por el sueco- eligió esa nacionalidad- para que, emulando el precedente de su vástago -campeón del WRC2 y nueva promesa ahora de Toyota-, lo apadrinara en sus tramos la federación letona siendo aún menor de edad. No contaba ni un año de vida cuando su madre se lo llevó en un moisés a los tramos del Mil Lagos. Por apariencia física, el chaval, realmente, es calcado a la madre. El país donde el nuevo Solberg sacó a relucir la pasada primavera sus genes de campeón, batiendo a las figuras del Europeo con sólo 17 años.

De todos los trabajos que me tocaba aceptar, y en realidad tenía que aceptarlos todos mientras fueran traducciones, los peores eran las patentes, había que pasarse horas trasvasando la explicación detallada de un perfeccionamiento en una máquina eléctrica de coser o en las turbinas de los barcos, y desde luego yo no entendía absolutamente nada de la explicación y casi nada del vocabulario técnico, de modo que avanzaba palabra a palabra cuidando de no saltarme un renglón pero sin la menor idea de lo que podía ser un árbol helicoidal hidro-vibrante que respondía magnéticamente a los tensores, 1, 1’ y 1” (dibujo 14). Seguro que Anabel había golpeado en la puerta y que no la oí, cuando levanté los ojos estaba al lado de mi escritorio y lo que más se veía de ella era la cartera de hule brillante y unos zapatos que no tenían nada que ver con las once de la mañana de un día hábil en Buenos Aires.

Los que hacian del Real Madrid un equipo invincible para los proximos 10 años. Para los que prefieren la moda práctica, la fiebre por el universo silvestre se acompaña además del triunfal regreso del picnic, una afición que esta temporada se crece con un plus de atractivo: acudir al campo es sinónimo de estilo. Todos sabemos cómo es la FIFA, que es un hueso de roer pero somos completamente inocentes de este tema. Raquel todavía no se cree que estén en la final del Mundial.»Este era nuestro objetivo, pero era muy complicado y más con Italia que nos había ganado el Europeo. Y hemos ganado y por 5-0. No podía ser mejor», afirma Lidia. Su madre, Pernilla Walfridsson, piloto profesional de rallies cuando era joven, pertenece a una de las sagas automovilísticas más prolíficas de Suecia.